«El PSOE ya no es la suma de nueve proyectos provinciales, hay un solo proyecto de Comunidad»

El secretario general y candidato del PSCYLa la Junta se siente con fuerza para aprovechar la «oportunidad histórica» de conseguir gobernar la Junta. Un «plus» que se lo da el contar con un partido «unido». «Afrontar una recta final con los deberes hechos y tranquilidad es un plus», asegura.

Tiene claro cuál es el discurso que quiere hacer llegar a la gente, el de un PSOE fuerte y «cada vez más sólido en Castilla y León», remarca Luis Tudanca (Burgos, 1978), quien resalta la importancia de ayuntamientos como el de Valladolid, Soria y Segovia donde se ven «gobiernos sólidos, comprometidos en lo social y eficaces en lo económico».

PREGUNTA.- Recta final ya para encarar sus segundas elecciones. ¿Qué diferencia sustancial hay entre el PSOE y el Tudanca de hace tres años y medio y el PSOE y el Tudanca de ahora?

RESPUESTA.- Muchas, y creo que todas buenas. Porque es verdad que llegué en un momento muy convulso para el partido. Lo he reconocido muchas veces, este partido tenía muchas heridas y divisiones y, afortunadamente, entre todos hemos conseguido que cuatro años después haya un partido unido. Eso a pesar de todo lo que ha sucedido. Yo lo digo siempre, nunca he sentido la falta de apoyo de los compañeros o de la militancia de Castilla y León, pero es verdad que afrontar una recta final con el partido unido, con los deberes hechos y con tranquilidad es un plus. La gente confía más en ti y en tu partido si ve que es un proyecto sólido, y no dividido, como el que teníamos hace 4 años.

P.- Muy poca gente, incluso en su partido, daba mucho por usted o porque fuera a ser algo sólido. Sin embargo, ha llegado aquí ganando las primarias con claridad. ¿Cuál es el mérito de todo eso?

R.- Había caminos más fáciles, desde el punto de vista personal y desde el punto de vista político, pero se trataba de recuperar, de ayudar, de contribuir a recuperar un proyecto político que me parecía entonces y me sigue pareciendo ahora imprescindible para Castilla y León. Mi generación ha vivido en Castilla y León, no conoce otra cosa. Yo he trabajado mucho en esta tierra y he visto cómo la gente de mi generación se marchaba. La mitad de mis amigos, de mis compañeros de trabajo, de clase, están fuera. Yo no me quería resignar a que esto fuera siempre igual, a que no hubiera una alternativa sólida y no podía ser otra que el Partido Socialista para cambiar esto. Hubo compañeros que también lo creyeron y al final quien ha construido esto, porque el partido ya no se parece mucho a lo que era, han sido los militantes. No hay precedente en la historia de un secretario general que se haya sometido a tantos procesos orgánicos de votación de toda la militancia como yo, ninguno. Aquí se celebraron las primeras primarias para elegir a un secretario general. Y me parece que eso es lo que le ha dado solidez.

P.- ¿Cuál es la solidez que el PSOE ofrece como alternativa a 30 años del PP en la Comunidad?

R.- Me parece que hay cosas en nuestro haber y cosas en el debe de otros. Me parece que hemos ido construyendo, no sólo en estos últimos cuatro años, también antes, un programa de gobierno cada vez más sólido en Castilla y León. Y que nos ha ayudado mucho que en las últimas elecciones, a pesar de no gobernar la Junta, hemos gobernado más ayuntamientos y capitales de provincia que nunca. Y la gente ha visto que los gobiernos socialistas son sólidos, comprometidos en lo social, pero también son eficaces en lo económico. No ha pasado nada. A Valladolid le ha ido muy bien; a Soria le ha huido muy bien con un alcalde socialista. Segovia ha funcionado como un referente. El poder municipal, la gestión municipal nos ha ayudado. Me parece que hemos intentado, yo lo he hecho, matarme por conocer cara a cara cada rincón, cada pueblo, cada ciudad, cada organización social y hablar con ellos. Esa alternativa con más consistencia y más viable y fácil que nunca es fruto también del deterioro de los de enfrente. Hoy tenemos un partido político enfrente que está cada vez más divido, con un proyecto político cada vez más agotado, un Gobierno autonómico que ha desistido y tirado la toalla y que hace un par de años no existe. Y eso ha perjudicado mucho a Castilla y León, pero ha perjudicado también a las expectativas de su propio partido. Es que aquí también hay un deterioro, hay un partido político que lleva mucho tiempo con un proyecto agotado, manchado por la corrupción y eso hace que el escenario haga que sea más posible que nunca.

P.- Para la despoblación no hay una receta milagrosa, es un fenómeno, una realidad imparable de décadas. No se va a poner la Renault en cada pueblo.

R.-No hay varitas mágicas. Pero lo que sí parece evidente es que haciendo lo mismo, los resultados van a ser los mismos.

P.- ¿Y cuáles son las recetas? Habrá que apostar por algo porque está habiendo sangrías hasta en las capitales

R.- Sí. Todas las capitales de provincia están perdiendo población. Como ya no queda gente en los pueblos para nutrir a las capitales,también las capitales pierden. La despoblación no es una causa, sino la consecuencia de determinado tipo de políticas, pero, sobre todo, la consecuencia de la falta de oportunidades y de empleo y de la falta de servicios públicos. Si la gente no tiene trabajo y ve que la prestación de los servicios públicos es peor que en una ciudad o que en otra Comunidad, se va. Eso es lo que tenemos que atajar. Reindustrializando, creando empleo de calidad y el debate que hay que plantear ya de la fiscalidad en el medio rural. No se puede pagar lo mismo teniendo peores servicios. En esta comunidad no puede vivir todo el mundo en las capitales y nadie en los pueblos. No es sostenible desde el punto de vista social, medioambiental, ni económico.

P.- ¿Por qué nadie se ha atrevido a un gran pacto de Comunidad para definir las potencialidades de cada provincia?

R.- Es que no ha habido modelo y esa política que consiste en el reparto de migajas para que todos estén contentos no funciona. Al final repartes la miseria y de lo que se trata es de hacer actuaciones eficaces. La piedra por sí misma no dinamiza un territorio, ni una autovía, ni un Palacio de Congresos, ni un aeropuerto.

P.- Ya, pero todo el mundo quiere tenerlo.

R.- Mire, hemos logrado entre todos en estos últimos años construir por fin un proyecto autonómico en este partido. El proyecto del Partido Socialista ya no es la suma de nueve proyectos políticos provinciales. Cada uno tiene su espacio, pero hay un proyecto del PSOE de Castilla y León y se lo tengo que agradecer a todas las provincias que no es que lo hayan permitido, han contribuido. Eso tiene que llegar también a Castilla y León y al gobierno de la Junta. No puede ser que el reparto de consejerías sea por cuotas provinciales. Tiene que haber los mejores para cada una de las áreas, no te toca por la provincia que eres. Yo lo he demostrado en mi ejecutiva, hemos intentado hacer un equipo. ¿Qué tenía que haber más de no sé donde, aunque por militancia le correspondiera menos? Pues si les necesitamos, los habrá.

P.- ¿Y en este proyecto de Comunidad no es una oportunidad perdida no haber aprobado la Ordenación?

R.- Sí lo es, pero una de verdad. Es que creo que hace falta Ordenación del Territorio.

P.- Pues la han frenado.

R.- No, no la hemos frenado, les dijimos que esa Ordenanción del Territorio, no. Que una Ordenación del Territorio sin presupuesto, sin revertir los recortes, sin transporte en el medio rural, sin blindar los servicios públicos en los pueblos no la íbamos apoyar. ¿Qué quisieron entrar? A lo de siempre, repartimos una cosa para vuestros alcaldes y otras para los nuestros. Que no, que no va de eso. Va de estructurar el territorio y reequilibrar el territorio.

P.- Pues sus alcaldes están entrando en las mancomunidades de interés general.

R.- Eso es una pequeña parte de la ordenación. Además, les han dicho o te mancomunas o no te doy la financiación para las mancomunidades. Fíjese que una de las cosas que ya estaba pactada era mantener las urgencias médicas rurales y las han vuelto a cerrar. ¿Cómo me voy a fiar de la palabra del PP?

Ver documento completo en PDF