En candidato a presidir la Junta por el PSOE abre la ronda de entrevistas a líderes autonómicos para InfoBierzo.

“Sinceramente, creo que acusar al PSOE que lleva nueve meses en el Gobierno de ser culpable de fin de la minería es muy hipócrita”

  • “Lo primero que hay que hacer es que el Bierzo se sienta partícipe de un proyecto autonómico en el que tiene que formar parte de forma protagonista”
  • “Hay que cambiar todo el modelo económico y productivo del Bierzo. El tiempo de los parches pasó”
  • “Los pactos.., al día siguiente”
  • “Las derechas han demostrado muchas veces que se ladran pero no terminan nunca de morderse”

Llegó 2019 ¿Está listo el PSOE para Gobernar en Castilla y León? ¿Cuáles serían las acciones de Gobierno más inmediatas?

Afortunadamente sí estamos preparados y esta tierra lo necesita. Llevamos mucho tiempo diciendo que estamos frente a una oportunidad histórica de que se produzca un cambio en esta Comunidad Autónoma después de 36 años, nada más y nada menos, de gobierno de la derecha. Lo que hemos estado haciendo durante estos últimos años es fraguar un programa de gobierno, no electoral, porque sabíamos que teníamos que prepararnos para gobernar porque está más cerca que nunca. ¿Cuál es el principal reto que tenemos? ¿Cuál va a ser la primera línea de ese programa de gobierno? La lucha por la repoblación de Castilla y León. En estos 36 años, la Comunidad ha avanzado mucho y hemos mejorado mucho como lo ha hecho el resto del país, pero nos hemos quedado pequeñitos y somos cada vez menos. Eso hay que cambiarlo y eso tiene que ver con las oportunidades que tenemos que ofrecer a todos los que nacen aquí para poder quedarse. Eso ahora mismo no se da.

 

¿En qué medida se vería beneficiado El Bierzo con un Gobierno socialista en la Junta?

El Bierzo no es el único, pero probablemente es la comarca que se siente más alejada de Castilla y León. Eso también es fruto de una forma de entender la política que no sale de los despachos, que no dialoga con la gente, que no baja al barro y que no va al territorio. Eso es lo primero que hay que hacer, que el Bierzo se sienta partícipe de un proyecto autonómico en el que tiene que formar parte de forma protagonista. El Bierzo tiene déficit muy importantes en materia de infraestructuras y de servicios públicos, fundamentalmente la sanidad. No necesitamos sólo reindustrializar la comarca, que ha tenido mucha potencia en industria y empleo, también tenemos que reforzar al Consejo Comarcal. Otra de esas cosas que hay que cambiar es dejar de entender a la Junta como esa administración paternalista que tutela al Consejo Comarcal, a los ayuntamientos o a las pedanías.

 

Habla de infraestructuras y hay una autovía que ha sido reclamada durante muchos años como es la autovía Ponferrada-La Espina, ¿contempla el PSOE esa conexión con Asturias en sus planes para la comarca berciana?

Ese es uno de los proyectos que hay que hablar con el territorio. No se le puede imponer y hay otras cuestiones que hay que poner sobre la mesa de forma prioritaria y que tienen que ver con el Corredor Atlántico, que por fin hay un Gobierno de España que se ha comprometido y que va a colocar con nudos ferroviarios principales a León y a Ponferrada. Hay que hablar de la A-76 (Ponferrada-Orense) y hay que hablar sobre todo del acceso a los servicios públicos. Lo que me preocupa en términos de igualdad de oportunidades es que el transporte en el medio rural, el acceso a los centros de salud y hospitales no está garantizado de forma adecuada, más allá de la calidad que se preste. Estamos hablando de que el Hospital El Bierzo tiene las listas de espera más grandes de Castilla y León, que hace falta poner en marcha el nuevo centro de salud y especialidades de Ponferrada, siempre que el Ayuntamiento haga los deberes con la cesión de la parcela, que no lo ha hecho hasta ahora. Y estoy convencido que Olegario Ramón, como alcalde del PSOE, lo hará de forma rápida. Digo todo esto porque no se trata de ponerle parches, hay que cambiar todo el modelo económico y productivo del Bierzo. El tiempo de los parches pasó. Ponferrada y el Bierzo no necesitan parches, necesitan una apuesta decidida en la que participemos todas las administraciones.

 

¿Cree que se han tapado inversiones territoriales y autonómicas con el uso de Fondos Míner en la provincia leonesa?

Absolutamente. Cuando fue la consejera dúplice (Pilar del Olmo) al Bierzo a narrar todas las inversiones que supuestamente habían ejecutado con el Plan de Dinamización, lo primero que pensé es que era una falta absoluta de respeto. Contabiliza como apuesta territorializada lo que ya debería hacer la Junta allí en el ejercicio de sus competencias. En realidad lo que ya está haciendo en todos los demás sitios de Castilla y León. Nosotros lo que pedimos es que haya una apuesta adicional, con un presupuesto adicional, con inversiones adicionales porque el Bierzo lo necesita. Ha sufrido un proceso de desindustrialización terrible y que no sólo tiene que ver con la minería. La Junta ha eludido sus responsabilidades con el Bierzo, no en esta legislatura, desde hace décadas.

 

Las últimas encuestas apuntan a que ningún partido alcanzará la mayoría suficiente en Castilla y León para gobernar en solitario. Según la de Sigma Dos, el pacto que en mayor medida prefieren los ciudadanos de la Comunidad es entre el PSOE y Cs, ¿es factible? ¿Prefiere negociar con Podemos?

Yo siempre valoro las encuestas con mucha prudencia. Además estamos viendo que en este país las encuestas de hoy puede que ya no valgan ni siquiera para esta tarde, como hemos podido comprobar con el terremoto que se ha vivido en esta Comunidad en los últimos días (en referencia a la dimisión de Silvia Clemente y su paso a Cs). Lo que sí dicen todas las encuestas desde hace más de un año es que el Partido Socialista por primera vez, desde el año 1983, está en disposición de ganar las elecciones en Castilla y León. La posibilidad de un cambio de gobierno está más cerca que nunca, la tocamos con los dedos, y la mayoría de los ciudadanos quieren ese cambio. Ahora, de aquí al 26 de mayo, lo que yo voy a hacer y el PSOE es trabajar para que el resultado sea el mejor posible y ese cambio esté más cerca todavía. A partir de ahí, veremos lo que dicen los ciudadanos. No puedo presuponer lo que van a hacer los ciudadanos votando porque esa es la grandeza que tiene este país, que los ciudadanos se pronuncien y voten lo que consideren mejor. Mi obligación es convencerles de que lo mejor es que voten al PSOE y creo honestamente que la única oportunidad de que se produzca un cambio el 26 de mayo en Castilla y León y en el Bierzo es que gobierne el Partido Socialista y tengamos un buen resultado. Los pactos, al día siguiente.

 

¿Habría alguna línea roja en esas negociaciones?

Yo siempre he dicho que no se trata tanto de con quién pactar sino de qué pactar. Lo que no voy a hacer es llegar al Gobierno para que todo siga igual. Estamos hablando de Sanidad Pública, de principios, de vertebración territorial, de garantizar la igualdad de oportunidades, sobre todo en el medio rural. También estamos hablando de la igualdad de hombres y mujeres y de luchar contra la brecha salarial, de derechos y libertades. Decía un dirigente socialista que el PSOE es siempre el partido más capacitado para pactar. Hemos demostrado muchas veces que para llegar a acuerdos con otros tienes que tener muy claros tus principios y que límites no vas a traspasar nunca. Eso es lo que hace que el PSOE, que tiene unos principios muy sólidos y tiene una historia de 140 años, sea capaz de entenerse. No debemos satanizar el diálogo por el diálogo porque en las instituciones de este país sí se necesitan acuerdos, los ciudadanos los quieren porque si no lo quisieran los ciudadanos seguirían votando mayorías absolutas. Hay que ser muy respetuosos con lo que vota la gente.

 

Se refería antes a ese “terremoto” que se ha producido con la salida de Silvia Clemente del PP. Ella pasa a convertirse en su posible rival en las urnas, también del que hasta ahora ha sido su compañero, el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, y no se han dedicado las mejores palabras. ¿Eso podría dificultar un pacto entre PP y Ciudadanos?

En los problemas orgánicos de otros partidos no me meto. La única reflexión que me produce lo que ha sucedido es que viene a confirmar que la única opción segura hoy en día en Castilla y León es el PSOE. Estamos unidos y estamos fuertes. Somos una izquierda moderada. Somos una izquierda sensata. Y tenemos la firme convicción de que las cosas en Castilla y León tienen que cambiar. Frente a los vaivenes ahora de todas las derechas, nosotros tenemos claro nuestro camino. La ventaja de saber a donde quieres llegar es que nadie te aparta de tu camino. También es verdad que las derechas han demostrado muchas veces  que se ladran pero no terminan nunca de morderse.

 

¿Cómo valora a su principal adversario político, al ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco?

Veo a todos los adversarios políticos desde el respeto. En fín, es más de lo mismo. Mañueco ha sido presidente de la Diputación de Salamanca, alcalde, consejero, número 2 del PP en Castilla y León cuando pasaba todo esto. Cuando Castilla y León se despoblaba, cuando los ‘populares’ impregnaban de corrupción todo cuanto tocaban, cuando hacían que nuestras empresas se marcharan y nuestros jóvenes huyeran… él estaba ahí, él era el presidente nacional de la Comisión de Garantías del Partido Popular. Por tanto, no noto diferencias. Puede haber diferencias en el tono y en las formas con Juan Vicente Herrera, pero el proyecto político es más de lo mismo.

 

Ya ha planteado algunos de los grandes problemas de Castilla y León, pero ¿qué medidas propone el PSOE para solucionarlos en materia de ordenación del territorio, despoblación, infraestructuras o nuevas tecnologías?

Nosotros ya hemos hecho algunas propuestas porque durante estos últimos años hemos tratado de hacer una política útil. No se trata sólo de señalar todo cuanto está mal, aunque es importante hacer un diagnóstico, sino de proponer soluciones. Incluso hemos conseguido algunas cosas como que las tasas universitarias bajen a la media estatal, que haya unidades de ictus en todas las áreas de salud, que haya un grupo de trabajo para la reestructuración de la Atención Primaria y hemos propuesto que se blindara el suelo social en el Estatuto de Autonomía para que se garantice la inversión mínima en Sanidad, Educación, Dependencia y Servicios Sociales. También hemos propuesto su reforma para la supresión de los aforamientos de los procuradores autonómicos y de los miembros del Gobierno regional. Otras propuestas también han sido blindar las urgencias médicas rurales y que los libros de texto sean completamente gratuitos. Hemos conseguido fraguar un pacto por la industria de Castilla y León y, en contra del criterio en su día del PP, que hubiera planes territorializados para atender de forma especial a los sitios que más lo necesitan. Hemos hecho muchas propuestas, la última, nuestro plan de retorno del talento profesional y científico. Formamos a los jóvenes y los echamos, pero necesitamos que vuelva a contribuir. Ya conseguimos una partida de cinco millones en los presupuestos y la Junta no sabía que hacer con ellos. Les hemos dado las ideas, de acuerdo con el Consejo de la Juventud,  para dar ayudas a la contratación indefinida de jóvenes que están trabajando en otras comunidades autónomas o países, para la contratación de más de mil investigadores en nuestras universidades y para que jóvenes que se han marchado puedan regresar y emprender.

 

¿Ya tiene en mente cómo podría ser la organización del Gobierno del PSOE en Castilla y León? ¿Álguna nueva consejería o área?

Paso a paso. Estamos más en la política ahora. Estos caminos hay que hacerlos con humildad. Somos conscientes de que era difícil, no en vano el PP ha conseguido mayorías absolutas durante décadas en esta Comunidad Autónoma. De aquí al 26 de mayo vamos a trabajar con mucha prudencia y humildad, intentando convencer a los castellano y leoneses. Yo tengo ideas e iremos desgranándolas cuando vayamos presentando el programa electoral.

 

Volvemos al Bierzo. Han pasado un par de meses desde que el PSOE decidiera relanzar la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) con una nueva dirección cuya actividad hasta ahora ha sido más bien plana,  ¿dará tiempo en este tiempo hasta las generales de avanzar en alguno de sus proyectos? 

Hemos conseguido cambiar la dinámica. Es verdad es que la Ciuden era un proyecto estrella vital para la reconversión industrial que necesitaba el Bierzo, para esa transición justa que necesitábamos y que hoy es más urgente porque hemos perdido el tiempo. Se han perdido lamentablemente siete años que eran esenciales. Quiero recordar que en los últimos presupuestos de Rajoy había 3.000 euros para la Ciuden y que en estos había 55 veces más de presupuesto. Y que además había 387 millones de euros para la reestructuración de la minería y que además  se han desbloqueado 66 millones de euros del Plan del Carbón 2013-2018 que estaban pendientes. ¿Qué ha pasado? Que el PP, Ciudadanos, los independentistas catalanes y Bildu han votado en contra de esos presupuestos que contenían todo ese dinero y eso va otra vez más a la línea de flotación de futuro del Bierzo. El Gobierno ha hecho todo lo que ha podido en estos últimos meses pero necesitamos hacer mucho más y yo lo que espero es que el Gobierno socialista tenga la suficiente mayoría a partir de las próximas elecciones para poder seguir relanzando la Ciuden. Al menos la hemos comenzado a reflotar, pero me hubiera gustado que nos hubiera dado tiempo a más, a mucho más, porque lo necesita Ponferrada y lo necesita el Bierzo.

 

¿Y qué mensaje transmitiría a las cuencas mineras de cara al futuro? ¿Cómo hacer entender que el fin de la minería ‘oficialmente’ coincida con un Gobierno socialista?

Me importa por la gente de las cuencas, que lo ha pasado mal, que lo sigue pasando mal y que, si no hacemos nada, lo seguirá pasando mal. No se lo merecen porque con la transición ecológica todo el mundo estamos comprometidos porque es una exigencia europea, la necesitamos y es una oportunidad, pero  lo que tengo claro es que no deben pagar justos por pecadores. Las cuencas no tienen que pagar el coste de esa transición y esa es la obligación de todas las administraciones. Desde luego el Partido Socialista de Castilla y León va a estar del lado de la gente de las cuencas y si tenemos que elegir enfrentarnos a un Gobierno sea del color que sea lo vamos a hacer y si es el nuestro también. Sinceramente, creo que acusar al PSOE que lleva nueve meses en el Gobierno de ser culpable de fin de la minería es muy hipócrita. Recuerdo las declaraciones de Cañete, comisario europeo del PP, decir que hoy acabamos con el carbón en Europa. Esto ha pasado con Rajoy  gobernando. Recuerdo que metieron el Plan del Carbón en el cajón. Recuerdo que empezaron a anunciar el cierre de las centrales térmicas estando Rajoy en Moncloa. Recuerdo que cuando Herrera comenzó a gobernar en esta Comunidad Autónoma  había 5.000 mineros y cuando se marche no quedará ni uno. Que cuando Rajoy comenzó a gobernar en Moncloa había 3.000 mineros  y cuando se fue no llegaban a 300. Esa es la pura realidad, pero los lamentos tampoco me valen y la obligación del Gobierno, que es lo que le hemos exigido, es que hagan algo. Por eso han presentado la Estrategia de Transición Ecológica antes de que acabe la legislatura y la Ley de Cambio Climático fue aprobada en Consejo de Ministros. Por eso hay ese compromiso de que nadie va a quedar por el camino, de que hay que dar alternativas laborales a quienes trabajaban en la minería y en las térmicas, también en las auxiliares. Y también hay que generar, esta vez sí, un  tejido empresarial, industrial y económico. Esa batalla la vamos a dar hasta el último aliento.

 

La corrupción también ha tocado a Castilla y León y a la provincia leonesa. ¿Hay un antes y un después en el escenario político de Castilla y León tras la Operación Enredadera? ¿Cómo regular o depurar esa relación entre editores y políticos, con empresas de servicios aparejadas a grupos de comunicación, en la Comunidad?

Debería cambiar todo el escenario político en León después de la trama Enredadera y además le vendría bien a León en su conjunto y al Bierzo. Esas relaciones entre editores y políticos han sido extremadamente tóxicas, no solo en materia ética, sino que ha lastrado las posibilidades de desarrollo de esta provincia. Es que la corrupción no sólo tiene que ver con el aspecto moral en el ejercicio de la actividad pública, empresarial o mediática, es que ha habido mucha gente  que no ha venido aquí a invertir o que se ha marchado. deslocalizando inversiones, porque pedían mordidas. Eso lo han dicho empresarios en sede judicial con la trama Enredadera, pero también con la trama eólica y otras. Hay que acabar con eso ya. Espero que esto sea un antes y un después. Yo he sufrido los ataques y las consecuencias de luchar contra esa corrupción en León desde el punto de vista hasta personal, pero no me voy rendir en ningún momento. Nosotros estamos comprometidos con que eso cambie desde el punto de vista ético, de la limpieza de las instituciones y de cómo se desarrolla desde el punto de  vista económico, empresarial y político la provincia.

 

El 26 de mayo se celebran también unas elecciones municipales, ¿cuándo hará pública el PSOE su lista completa de candidatos para los municipios del Bierzo? 

El cambio tiene que ser de abajo a arriba y por eso para nosotros las elecciones municipales  son esenciales. El Partido Socialista ha dado un ejemplo de solidez y de democracia porque hace ya meses que tenemos elegidos los candidatos en los grandes municipios, también en Ponferrada, por Primarias. En la capital berciana creo que tenemos al alcalde que necesita en estos momentos. Olegario Ramón es sensato, solido, va a gestionar bien el Ayuntamiento y además tiene ese carácter que ayudará después de tiempos de mucha convulsión en Ponferrada. En términos de calendario orgánico, va a  ser en cuestión de semanas que se voten las listas completas en las asambleas, con la participación de los afiliados. El PSOE de Ponferrada tiene un buen candidato y una buena candidatura.

 

¿Y qué va a pasar en Cacabelos?

Es una cuestión de la Provincial. No tengo más que decir, que apoyar las decisiones que esta tomando  y que vaya a tomar en el futuro el secretario general del PSOE de León, Javier Cendón, que creo que está haciendo muy buen trabajo en esta provincia.

 

Otro de los municipios importantes es Bembibre, que este año tendrá a una mujer, Silvia Cao, como candidata socialista en relevo de Gerardo Álvarez Courel. ¿Será él de nuevo la apuesta del PSOE para presidir el Consejo Comarcal del Bierzo? ¿Suena algún otro nombre?

No lo sé porque es muy precipitado todo esto. Creo que Gerardo Álvarez Courel tiene la consideración, el respeto y el cariño de la gente del partido y de la gente  del Bierzo. Ha hecho muy buen trabajo y honestamente creo que se le puede sacar mucho más rendimiento al Consejo Comarcal en beneficio del Bierzo, pero no porque no le haya sacado todo el que ha podido Gerardo en esta legislatura sino porque le han faltado aliados. Ya me gustaría a mi trabajar con Gerardo como presidente comarcal toda la legislatura que viene, echando una mano desde la Junta de Castilla y León.

 

jueves, 7 de marzo de 2019