El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista alerta de que se repiten las mismas quejas en los mismos ámbitos desde “hace demasiado tiempo”

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Tudanca, aseguró hoy que “Castilla y León se merece que sus ciudadanos sean escuchados”. “Los ciudadanos presentan, año tras año, innumerables quejas sobre el funcionamiento de la Administración autonómica en materia de función pública, educación o por el deterioro de la sanidad y son desoídas una y otra vez”, remarcó Tudanca.

El portavoz socialista lamentó, durante el pleno en el que el procurador del Común, Tomás Quintana, que “un año más, hay más quejas que nunca sobre los mismos problemas de siempre” y sobre las mismas carencias en materia de vivienda, sanidad, educación o servicios sociales lo que supone “la necesidad de un punto de inflexión”.

Tudanca recordó que las quejas ciudadanas de la Junta de Castilla y León se han duplicado en el último año y lamentó que, en el informe de 2018, se constate que en ese periodo no se construyera ninguna vivienda protegida, ni una plaza pública de residencias de mayores, por ejemplo.

También, destacó que se han triplicado las quejas referidas al programa de ayudas de libros de texto. “Si todo el mundo en esta Cámara hubiera mantenido su palabra, la gratuidad de los libros de texto sería hoy una realidad en CyL·, recalcó.

Del mismo modo, incidió en que la sanidad pública se ha convertido en el mayor foco de quejas, protestas y conflictividad social de CyL. “La ficción en la que vive el gobierno de la comunidad contrasta con la realidad de las personas y profesionales y hay que ponerle remedio ya”, aseveró.

Tudanca recordó que la falta de especialistas, especialmente la pediatría, la atención sanitaria en el medio rural y las listas de espera copan las quejas y protestas de la ciudadanía, hoy también están recogidas por el Procurador del Común.

Además, entre los múltiples asuntos, recalcó el “maltrato” al que se han visto sometidos los empleados públicos en los últimos años, precisamente cuando han sostenido, con su esfuerzo, los servicios públicos pese a los recortes y la precariedad y ahora incumplen su acuerdo de 35 horas.

Tudanca abogó también por un mayor acercamiento de la institución a la sociedad, así como una mayor agilidad y colaboración de las administraciones. En este sentido, lamentó que en 2018 se incluyera al Ayuntamiento de Salamanca –cuando era alcalde el actual presidente de la Junta- en el registro de las administraciones que no colaboran con el Procurador del Común. “Mal ejemplo y mal camino para demostrar el compromiso con la institución y con la capacidad de escuchar a los ciudadanos. Debería darle vergüenza”, concluyó.

Valladolid, 24 de septiembre de 2019