Tudanca y Escarda comparecen en el Parlamento con la hija de un fusilado en 1936 que yace en el Valle de los Caídos

 

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León, Luis Tudanca, anunció hoy que llevará al próximo Pleno de las Cortes una propuesta de resolución con el objeto de que se reconozca y honre la memoria de los represaliados en la Guerra Civil y se ayude a las familias en la búsqueda, exhumación e inhumación de los restos.

La presentación de la iniciativa en el Parlamento contó con la participación de Mercedes Abril, hija de un fusilado por el régimen franquista cuando ella tenía tres años; del secretario general del PSOE de Valladolid, Manuel Escarda; y el abogado Eduardo Ranz, especialista en Memoria Histórica.

Tudanca lamentó que en España hemos estado “demasiado tiempo” esperando a hablar de Memoria Histórica y también consideró “lamentable” los “años de silencio” sobre lo ocurrido durante el franquismo.

Por eso, mostró su satisfacción cuando el Gobierno de Zapatero puso en marcha la  Ley de Memoria Histórico y que otro gobierno socialista, el de Pedro Sánchez, sacara los restos del dictador del Valle de los Caídos. Asimismo, consideró que “en democracia no se pueden permitir homenajes a un dictador” ni “dignas sepulturas a los represaliados”.

Por su parte, Martín relató su historia recordando que su padre “no había hecho nada, tanto sólo ser del PSOE”. Tampoco escondió su rabia cuando, tras fusilar a su padre, jefe de estación de ferrocarril, las echaron a su madre y a ella –que vivían en la estación- por “abandono” de puesto de trabajo de su padre. Y encima, dijo, “había que callar”.

Por eso, mostró su deseo de cumplir su promesa a su madre de enterrarla junto a su marido, cuyos restos descansan en alguna fosa común en el Valle de los Caídos, trasladados allí en los años 50 sin saberlo la familia.

 

Valladolid, 13 de febrero de 2020