«Si en la peor crisis de nuestra historia la Junta no demuestra estar a la altura, ¿cuándo lo hará?»

Secretario General del Partido Socialista de Castilla y León y líder de la oposición en las Cortes

Confinado en su domicilio de la localidad leonesa de Villaquilambre, el líder del PSOE de Castilla y León y de la oposición en el Parlamento autonómico, Luis Tudanca (Burgos, 1978), responde a la entrevista de EL MUNDO DE CASTILLA Y LEÓN, realizada a través de un cuestionario para cumplir así con el aislamiento que exige el Estado de Alarma, y deja claro que no se trata de ayudar a PP o Cs, «se trata de ayudar a mi gobierno; ayudar a Castilla y León y a España», puntualiza. Algo que asegura demostrará en la próxima comparecencia en las Cortes del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco: «Lo primero que voy a hacer no es pedir, es dar. Volveré a ofrecerle nuestra ayuda para contribuir a que Castilla y León afronte la pandemia y le explicaré de nuevo nuestras propuestas».

PREGUNTA.- Mañueco no se cansa de decir que la Junta va ser leal con el gobierno de España en esta gravísima crisis sanitaria, pero mantiene un tono reivindicativo con las necesidades de Castilla y León. ¿Usted cree que el gobierno de Castilla y León, al contrario de otras comunidades, está manteniendo esa lealtad que predica?

RESPUESTA.- He mantenido desde el principio que la crisis que estamos viviendo, sanitaria, pero también social y económica, es de tal envergadura que no podremos afrontarla si no entendemos que la política y las instituciones deben estar unidas. Es el momento de la lealtad, la responsabilidad y las propuestas, no de los reproches. Mi obligación es responder a esa convicción desde el PSOE de Castilla y León hacia el Gobierno de esta tierra para ser útiles. Sinceramente, creo que en las últimas semanas ha habido un exceso de reproches y críticas hacia el Gobierno de España, no sé si para tratar de eludir responsabilidades que, en todo caso, serán compartidas.

P.- La Junta se queja de que no hay un plan de desescalada para regresar a la normalidad. Y que ese plan hay que adaptarlo a los territorios. El gobierno ha creado un gabinete de expertos con las comunidades, que sólo se ha reunido una vez. ¿Cree que el regreso a la normalidad hay que hacerlo en función de territorios, y hasta de provincias? ¿Y cómo cree que hay que hacerlo?

R.-Es que no estamos en fase de desescalada. Seguimos en confinamiento y en el Estado de Alarma. Tenemos que ser muy conscientes y responsables para seguir cumpliendo de forma estricta con las recomendaciones y restricciones de las autoridades sanitarias. Y ser humildes, porque no hay soluciones fáciles ni mágicas, va a costar recuperar la normalidad. Y por eso precisamente, no podemos convertir esto en una tertulia donde cada uno, cada responsable público ofrezca una opinión que genere incertidumbre en la gente, que bastante está sufriendo. No puede ser que el PP criticara de forma furibunda el cierre total de las actividades porque iba a causar la ruina económica o fuera precipitado y sólo 15 días después vea dramática la reapertura de algunas actividades. La desescalada será un momento muy sensible, dejemos a los expertos y pensemos dos veces antes de opinar. Cada decisión que se toma afecta a la vida de la gente, de los trabajadores, los autónomos, las empresas, los profesionales sanitarios…

P.- ¿Qué diferencias ha visto entre la actuación del gobierno de Pedro Sánchez y el de Alfonso Fernández Mañueco?

R.- Mire. Lo dije el primer día y lo mantengo hoy. Estoy convencido de que ambos, de que todos los responsables de las administraciones públicas han puesto lo mejor de sí mismos para afrontar una situación dramática y desconocida en nuestra historia. Es nuestro deber como responsables y servidores públicos. La sociedad de este país está demostrando ser muy madura, cientos de miles de profesionales se están jugando la vida y la salud para salir de esta. Allá ellos quienes están incentivando el odio y el enfrentamiento. Lo pagarán. En todo caso, creo que es justo reconocer el trabajo del Gobierno de Pedro Sánchez. Ha actuado con decisión, serenidad y transparencia. Y está demostrando que se podía poner todo el Estado al servicio de lo público, del interés general, en mitad de una crisis. Un plan de 200.000 millones de euros, el mayor de nuestra historia para proteger a trabajadores, autónomos, con medidas para garantizar los suministros básicos, para crear un escudo social, para proteger el derecho a la vivienda; en definitiva, para lograr un salida social y justa de la crisis.

P.-  ¿La política y los políticos van a salir reforzados o debilitados de esta crisis?

R.- Esta crisis es, en primer lugar, de carácter sanitaria y está provocando otra social y económica, y tenemos que evitar que derive en una política. Por eso me empeño tanto en que debemos ser ejemplares y ser útiles a través de la lealtad y las propuestas. A mí nadie me verá tratar de utilizar esto para debilitar un gobierno. Por eso hemos hecho una propuesta para adoptar medidas en Castilla y León en materia social, económica o de empleo, por eso hemos trasladado a la Junta un plan para mejorar la protección de nuestros mayores que están en residencias. Sabemos que el populismo y la extrema derecha aprovechan cualquier crisis, la desesperación y el sufrimiento de la gente para atacar con cualquier arma, con mentiras, a la democracia y la política. Por eso debemos defender lo público, nuestra sanidad y educación públicas, nuestro Estado del bienestar, que ha demostrado de nuevo ser esencial para protegernos.

P.-  ¿Teme los efectos que tendrá en el PSCyL la gestión del gobierno de Sánchez en esta crisis sanitaria?

R.- Si se refiere a posibles efectos electorales, me da igual. No me ocupa ni me preocupa otra cosa que ayudar a la gente de mi tierra que está pasándolo tan mal, pero, en todo caso, es que me parece que la gestión está siendo buena. ¿Se han cometido errores? Claro, todas las administraciones en todos los países, nadie sabía bien qué iba a pasar y cada día hay que afrontar decisiones nuevas y complejas. Quien diga que lo sabe todo y que todo lo vio venir…en fin, creo que miente o peca de exceso de soberbia.

P.- La Junta se ha quejado de la tardanza y el retraso en suministrar material de protección para los sanitarios por parte del gobierno central. ¿Qué le parece que desde el primer día no hubiera material en los hospitales, pese a que la consejera lo garantizó el día 13 de marzo?

R.- Insisto. Es mejor para todos no entrar en los reproches. Hasta que se decretó el Estado de Alarma, el 14 de marzo, la competencia en Sanidad estaba en manos de las comunidades autónomas y también el suministro de los equipos de protección. Después de eso, el Gobierno de España ha colaborado con más de 4 millones de mascarillas, guantes, buzos y otros materiales de protección, ha instalado un hospital de campaña, ha puesto a disposición ambulancias medicalizadas del Ejército, y la UME ha participado en la limpieza y desinfección de las residencias, por poner sólo algunos ejemplos.

P.-  ¿Qué es lo primero que le va a pedir al gobierno de Mañueco en la próxima comparecencia en Cortes que el propio ejecutivo ha pedido para explicar la gestión de la crisis?

R.- Lo primero que voy a hacer no es pedir, es dar. Volveré a ofrecerle nuestra ayuda para contribuir a que Castilla y León afronte la pandemia y le explicaré de nuevo nuestras propuestas. Como dijo el portavoz del principal partido de la oposición en Portugal, no se trata de ayudar al PP o a Ciudadanos, se trata de ayudar a mi gobierno, aquí y en el país, ayudar a Castilla y León y a España. Le pediré que las medidas se pongan en marcha cuanto antes porque la gente no puede esperar y que debemos lograr que nadie se quede por el camino.

P.-  ¿Cree que la Junta ha actuado con transparencia y sin opacidad en lo que llevamos de crisis? ¿Qué mejoraría usted?

R.- Hemos dejado que fuera el propio Gobierno el que llevara la iniciativa entendiendo que lo primero era la emergencia sanitaria, no queríamos, en ningún momento, sembrar polémica o poner obstáculos. El presidente de la Junta compareció el 17 de marzo y no ha vuelto a comparecer nadie de su Gobierno. Parece que volverán a hacerlo la semana que viene, pero no lo valoraré. Sí me hubiera gustado que, por ejemplo, Pablo Casado fuera más prudente. En ese mismo período, Pedro Sánchez ha comparecido 4 veces en el Pleno del Congreso, ha realizado 5 reuniones con los Presidentes autonómicos y el Ministro de Sanidad ha comparecido varias veces en la Cámara alta.

P.-  ¿A alguno de los dos le ha faltado determinación o le ha sobrado improvisación o inacción?

R.- Claro que se ha improvisado, porque nadie se había enfrentado jamás a algo así y ha habido que adaptarse rápidamente a situaciones nuevas y desconocidas, pero hay que hacerlo con decisión, determinación y con el criterio científico y profesional. Aquí, en la Junta de Castilla y León, ya no ahora sino siempre, me parece que lo que falta es ambición.

P.-  ¿Le parece oportuno el regreso a las actividades esta semana, sin disponer todavía de test para certificar que los que regresan no están contagiados con el riesgo que eso supone?

R– Insisto. No se ha vuelto a la actividad, seguimos confinados y en Estado de Alarma. Hoy, sin embargo, hay muchos más test y equipos de protección y hemos ido aprendiendo algunas costumbres nuevas para prevenir los contagios en nuestra vida diaria. Pero la recuperación de algunas actividades o la futura desescalada, que ojalá sea pronto porque eso será una buena señal, dejémosla en manos de quienes están gestionando y de los expertos.

P.-  ¿Cree que la Junta debería definir ya qué va a hacer con el curso escolar a estas alturas y no mantener más la incertidumbre de miles de familias? ¿Ustedes que proponen?

R.- Somos partidarios de que se adopte una solución rápida y consensuada con todas las comunidades autónomas para que las familias sepan a qué atenerse cuanto antes. Comparto las palabras de la ministra que la promoción de los alumnos sea la regla general y la repetición la excepción dadas las circunstancias y me preocupa enormemente la brecha digital. Por eso propusimos a la Junta que estableciera una línea de ayudas a las familias para la compra de tablets y ordenadores y para conexiones. No puede ser que haya niños y niñas que no puedan seguir los contenidos y las tareas desde casa porque eso es injusto. Lo que no sabemos bien es que está haciendo la Junta de Castilla y León. Salió de la reunión de acuerdo con la posición consensuada y un día después se echó atrás, tras las declaraciones de otras comunidades autónomas gobernadas por el PP. Espero y deseo que piensen más en la educación y en nuestros hijos que en lo que les ordene Pablo Casado.

P.-  ¿Castilla y León va a sufrir más que otros territorios los terribles efectos económicos que dejará esta pandemia?

R.- Lamentablemente, suele pasar en todas las crisis y nos tememos que ahora se repita. Las consecuencias económicas y sociales con nuestro tejido económico, nuestra despoblación y dispersión, o el deterioro acumulado en nuestros servicios públicos puede ser mayor. Por eso hay que intervenir cuanto antes y de forma estructural. Si nos limitamos a seguir haciendo lo mismo que siempre…

P.- ¿Cuáles son los errores más graves que ha cometido el gobierno de Pedro Sánchez en esta crisis? ¿Y el de Alfonso Fernández Mañueco?

R.- No es el momento de juzgar, si no de trabajar.

P.- La oposición, especialmente usted, ha decidido guardar silencio y evitar las críticas mientras dure la crisis, pero por lo que está conociendo de la gestión de la Junta, ¿habrá que abrir una comisión de investigación en las Cortes cuando esté controlada la pandemia y se regrese a una supuesta normalidad para saber cómo se hicieron las cosas?

R.- Repito, ya haremos balance cuando toque de la gestión, de las decisiones adoptadas y de todo nuestro sistema. Ahora, con datos de contagio tan altos, con nuestros sanitarios agotados por el trabajo inmenso que están haciendo, con la gente sufriendo en los hospitales y residencias, con las familias en casa con la angustia de no saber qué les deparará el futuro, lo único que toca es ayudar a salir de esta.

P.- ¿Qué le parece la idea de la consejera de sanidad de instaurar un carné de inmunidad que los ciudadanos deben llevar y exhibir si se lo solicita alguien para garantizar que no está contagiado o que ya ha pasado el virus?

R.- Pues parece que los expertos, aquí y en otros países, han descartado su utilidad. Se lo decía antes, creo que todos debemos ser prudentes y no hacer anuncios antes de que sean decisiones que aporten seguridad y certeza a la gente. Aunque comprendo que nadie lo sabe todo en esta crisis, todos nos podemos equivocar.

P.- Usted propuso un plan de 3.000 millones en Castilla y León para combatir la crisis económica que dejará tras de sí la crisis sanitaria. Mañueco le respondió si se lo va a pedir al gobierno de Pedro Sánchez.

R.- El Gobierno de España aprobó un plan de 200.000 millones de euros, un 20% del PIB, de la riqueza del país. La Junta debe estar a la altura. Si en la peor crisis de nuestra historia no demuestra estarlo, no demuestra ser útil, ¿cuándo lo hará?. Un Gobierno autonómico no puede limitarse a ser el gestor de los fondos que le llegan del Gobierno de España o de Europa. Todo lo que propusimos lo han ido poniendo en marcha otras comunidades. ¿Por qué ellas pueden y nosotros no? Quiero que Castilla y León esté en primera línea dando una respuesta social a esta crisis.

P.- La parte más dura de la tragedia se la han llevado los mayores. ¿Cree que se han gestionado bien las residencias de ancianos, donde reside la mayor cifra de fallecidos de Castilla y León?

R.- Somos la tercera comunidad con mayor incidencia del virus, con un mayor número de fallecidos en las residencias. Es cierto que tenemos un nivel de envejecimiento muy alto pero, obviamente, mucha menor población total que muchos territorios. De momento, una vez más, propuestas y respuestas antes que críticas. Hemos elaborado un plan de actuación con el trabajo de profesionales y hablado con los consejeros de otras comunidades donde han puesto en marcha buenas actuaciones y se lo hemos hecho llegar a la Junta. Coordinación de las Consejerías de Sanidad y Familia, más profesionales, más formación y protección de los mismos, protocolos claros, un incremento de la inspección, la reapertura de las 500 plazas que están sin ocupar en las residencias públicas. Luego vendrá el análisis y, sinceramente, replantearnos el modelo en Castilla y León donde dos tercios de las plazas son privadas.

P.- ¿Debería el presidente de la Junta sentarse para plantear ya un pacto al estilo de los de La Moncloa para Castilla y León?

R.- Soy un firme defensor de que haya un gran acuerdo nacional, llámense Pactos de la Moncloa que vayan más allá de un acuerdo coyuntural. Fue posible entonces, debe serlo ahora que vivimos la peor crisis de nuestra historia democrática. Un gran acuerdo político y social que afronte los retos a los que nos vamos a enfrentar. Y todos debemos aportar, los partidos, los agentes económicos y sociales, las autonomías, los ayuntamientos… Lo defiendo allí, y lo defiendo aquí. La situación es excepcional y las soluciones y los acuerdos también deben serlo, aunque permítame no ser excesivamente optimista. En este país los grandes acuerdos sólo se logran con el PSOE en la oposición demostrando su responsabilidad de Estado. Los pactos de la Moncloa, la Constitución, el pacto antiterrorista, la aplicación del artículo 155…En fin, ojalá me equivoque, pero escuchando al PP y a Vox…

P.- ¿Considera suficientes las medidas que se están planteando en el Diálogo Social para combatir la crisis económica que, sin duda, generará, ya lo está haciendo, esta pandemia?

R.- Es que creo que no es su labor. Sus propuestas son útiles, como siempre han demostrado en esta tierra, pero no son suficientes, no pueden abarcarlo todo, no es su función. El Parlamento y el Gobierno deben ir mucho más allá. Ahí es donde llevaremos también las nuestras.

P.- La ministra de Defensa decía en una entrevista en El Mundo quien crea que la Legislatura va a ser la misma después de esta crisis es que no ha entendido nada. ¿Considera que en Castilla y León habrá un antes y un después en el pacto de Gobierno PP-Cs tras la crisis del coronavirus?

R.- A ver. No es que la legislatura no sea la misma, es que nada lo será. El mundo va a cambiar después de esta crisis y debemos estar preparados. Va a haber cambios sociales, económicos, en nuestras costumbres y tenemos que estar preparados para afrontarlos a tiempo. Pensemos en el horizonte a corto, a medio y a largo plazo. Castilla y León, insisto, no puede hacer lo mismo que siempre, eso ya era insuficiente en una época normal, porque nos despoblábamos y nos hacíamos más pequeños, y será un drama en esta nueva era.

P.- Hablemos de las Cortes. ¿No cree que en esta crisis están demostrando su nula aportación a los ciudadanos? ¿No deberían ser más proactivas reuniendo a la permanente y plantear propuestas? ¿Va a exigirlo en PSOE?

R.- No. Llevamos un mes de crisis, una situación excepcional en la que, como dije, hemos querido dejar cierto margen al Gobierno. Llega ahora su momento. No sólo para el control democrático del Gobierno, esencial en una democracia, sino para presentar propuestas y forjar los grandes acuerdos que necesitamos. Ese es el sitio, la representación de todos los ciudadanos de Castilla y León.