El líder socialista propone líneas de ayudas directas y un Cheque-Resistencia para microempresas, entre otras medidas

El secretario general del PSOE de Castilla y León y portavoz en las Cortes, Luis Tudanca, reclamó hoy al Gobierno de Mañueco un plan de choque autonómico “inmediato” que incluya medidas que ayuden al sector de la hostelería ante el cierre decretado “porque es posible y porque es necesario”, argumentó tras reunirse con representantes del sector hostelero en Castilla y León.

La propuesta “ambiciosa” del líder socialista incluye subvenciones directas –para el pago de agua, electricidad y telecomunicaciones) al comercio minorista, restauración, hostelería y ocio nocturno que se hayan visto afectados por el cierre total o parcial de sus negocios desde el 13 de marzo al 31 de diciembre de 2020 y que mantengan el compromiso de mantenimiento del empleo. Todo ello con una cuantía máxima subvencionable de 10.000 euros y del 75% de los gastos ocasionados. Así como con la consignación presupuestaria de al menos 40 millones de euros.

También la aprobación “inmediata” de un Decreto ley para aligerar la carga de los locales de alquiler de los establecimientos o la convocatoria de un Cheque Resistencia para microempresas de menos de 10 trabajadores.

“Es posible”, dijo, ya que la Junta de Castilla y León cuenta con un superávit de 230 millones de euros (frente al déficit de 400 el año pasado) gracias a las aportaciones del Gobierno de España. “Se trata de un sector imprescindible” en el trabajan 120.000 familias, subrayó Tudanca.

Por eso, anunció que su propuesta “consensuada” con el sector se presentará en el próximo Pleno en las Cortes, por lo que mostró su deseo de que el Gobierno de Mañueco también lo respalde.

Volvió a insistir en que el PSOE respalda las medidas “para proteger la salud” adoptados “con el criterio de los expertos” porque “la protección de la salud es lo primero también para recuperar la economía”.

Por eso, incidió en que “cualquier medida de restricción debe llevar medias de apoyo a los que se esfuerzan”. El sector de la hostelería, añadió, “no es culpable sino víctima de la pandemia” por lo que reclamó la implicación de todas las administraciones, también del Gobierno de España.

Recordó que el Gobierno de España ha abonado más de 1.000 millones de euros en Castilla y León para pagar ertes y autónomas, que los ayuntamientos han aplicado medidas como la reducción del IBI, la eliminación de impuesto por terrazas, ayudas directas o bonos directos al consumo.

Sin embargo, siete meses después la Junta ha dejado fuera a este sector de las ayudas propuestas por el PSOE y las medidas aplicadas no han sido concretas y la mitad en formato de créditos.

Valladolid, 5 de noviembre de 2020